14 de julio de 2017

Motivación y disciplina: ¡las claves del éxito!

Por: Lic. Diana Mora Ramírez

A través de los años he visto personas que intentan e intentan perder peso o seguir un plan de alimentación por otras metas, y no lo logran. Y también he visto a otros que consiguen sus objetivos sin ningún problema. ¿Qué hace la diferencia?

Es cierto que cada persona es diferente, pero dejando de lado las particularidades de cada uno, con base en mi experiencia me atrevo a decir que un punto clave es la motivación. Es común pensar: "quiero perder peso", o "quiero bajar mi grasa corporal" o "quiero verme más marcado", etc. Pero más allá de solamente quererlo o desearlo, debemos preguntarnos ¿por qué lo quiero? y llevar esa pregunta hasta el nivel más profundo.

Por ejemplo: ¿por qué quiero perder peso? Porque quiero verme delgado(a). ¿Y por qué quiero verme delgado(a)? Porque es de un tiempo para acá que he subido, antes pesaba menos. ¿Y qué tiene que antes pesara menos? Que en ese entonces la ropa me quedaba mejor y me sentía mejor conmigo mismo. ¡Ahí está la motivación! No sólo el verse delgado, sino recuperar esa buena sensación con uno mismo. Ese es el tipo de análisis que debemos hacer para encontrar lo que realmente nos va a motivar.

Una vez que tenemos la motivación, entonces se hace mucho más fácil la disciplina, ya que van de la mano. Podemos probar mil y un métodos para perder peso, nos pueden hacer el plan de alimentación perfecto, la rutina de ejercicios perfecta, pero si no tenemos la disciplina para cumplirlos entonces de nada sirve: no habrá resultados. 

No es lo mismo despertar y decir que voy a salir a hacer ejercicio porque una vez más quiero intentar bajar de peso, que despertar y decir con decisión: ¡antes me sentía mejor y quiero hacerlo de nuevo así que voy a hacer ejercicio! O cada vez que quiera abandonar el plan de alimentación voy a pensar en cómo me siento ahora y voy a decir: ¡no es así como me quiero sentir así que voy a seguir haciendo lo que es mejor para mí!

A todos nos mueven cosas diferentes, así que cada uno va a tener su motivación para buscar sus objetivos. Ya sea para sentirse mejor, por querer evitar tal vez una enfermedad o situación que haya vivido algún amigo o familiar, por querer mejorar lo que ya ha logrado...no importa el motivo pero ¡encuentre eso que lo haga despertar cada día dispuesto a hacer lo necesario para llegar a su meta!

No hay comentarios: